Origen Tachwüll

«…combaten (los indígenas) con arco y flechas y con unas piedras redondas como pelota y grandes como el puño, con una cuerda atada que la guía, la cual tiran tan certero, que no hierran a cosa que tiran.» (Luis de Ramírez, Español, 1528)

La historia se remonta a 10.000 años de antigüedad, en la Patagonia…

Las boleadoras eran el arma de caza y combate que utilizaban los Tehuelches, ya que a partir de la introducción del caballo por los españoles, se dificultó cazar a caballo con arco y flecha.
Los Tehuelches, además de moldear nuevas bolas en piedra más blanda, reutilizaban las boleadoras que solían encontrar en los sitios que habían habitado o donde antiguamente cazaban sus ancestros.

En la mitología Tehuelche se creía que las bolas halladas eran fabricadas por un enano llamado Tachwüll, que tenía su taller en los cañadones o quebradas de las sierras y decían que continuamente se oía el repiqueteo del enano entregado a su labor, con su uña marcaba el surco de las bolas y procuraba no dejarse ver. Sin embargo, una vez, lograron aprehenderlo; pero inmediatamente se nubló y empezó a llover de tal modo y en tanta cantidad, que se vieron obligados a darle libertad, cesando entonces la lluvia.